UNIVERSIDAD MARISTA DE MÉRIDA A.C.

La Universidad Marista impartirá el doctorado en Psicoanálisis y Análisis Grupal

Por /
Anterior Siguiente

El día de hoy, el Diario de Yucatán en su versión digital, publicó la siguiente nota, referente a la entrevista que sostuvo con el Dr. Juan Tubert, coordinador del nuevo doctorado que impartirá la Universidad a partir de agosto. Aquí la reproducción de la nota:

La Universidad Marista de Mérida estrenará en agosto próximo el doctorado en Psicoanálisis y Análisis Grupal, con programa único en su tipo en el mundo, con orientación grupal y a la prevención de trastornos mentales. Las inscripciones están abiertas y concluirán el próximo viernes 30.

El doctor Juan Tubert Oklander, coordinador del postgrado, informó que, después de 4 años de preparación y entrega del material para aprobación del consejo de la universidad y de la Secretaría de Educación, ofrecerán este doctorado de tres años de duración, dividido en seis semestres. El programa es virtual en el 95 por ciento de su contenido, con clases sabatinas, tomando en cuenta que los alumnos trabajan.

El doctor Tubert dijo que lo que hace diferente este programa es la orientación de trabajo de análisis con grupos y que es interdisciplinario.

Subrayó que “es un doctorado profesionalizante, que tiene que ver con el desarrollo de una actividad profesional”.

“Planeamos este doctorado con una idea atípica”, explicó”. No hay, hasta donde yo sé, otros doctorados semejantes, no sólo en México, sino en el mundo, pero esto no quiere decir que el nuestro sea mejor, quiere decir que es diferente”.

“La mayoría de las maestrías y doctorados que hay en este momento de trabajo con grupos están centrados en la psicoterapia de grupo, o sea, en el trabajo clínico para tratar de resolver los problemas de la vida emocional de los pacientes. Nosotros estamos planteando una visión del psicoanálisis y el análisis del grupo diferente”.

 

Disciplina desde la medicina

El psicoanálisis, dijo, es una disciplina que surgió desde la medicina, pero que es un tanto diferente de la medicina, es el trabajo psicológico para ayudar a la gente que padece de sufrimiento o limitaciones importantes en la vida emocional y de relación con otros seres humanos,

“El psicoanálisis tiene aproximadamente 120 años de historia, pero se ha quedado siempre muy ligado al tema de la salud mental y la atención”, continuó.

 

Prevención de trastornos mentales 

“Nosotros nos planteamos el problema de otra manera, pensando que la forma de trabajar en salud mental es ayudar a la gente a tener una mejor vida, mejores relaciones, mejores rendimientos en la vida y que la mejor forma de ayuda es la prevención, no el tratar los trastornos, sino prevenirlos.

“Para esto es necesario trabajar con la gente antes de que se definan como pacientes, en sus ámbitos naturales de vida. Es necesario trabajar en las instituciones educativas, en las comunidades, con las familias, con las instituciones donde la gente trabaja y se desenvuelve y ese trabajo se hace en grupo fundamentalmente”.

El entrevistado expuso que el psicoanálisis tradicionalmente se practica en una terapia de un terapeuta con un paciente.

“Lo que el psicoanálisis ha descubierto es que los seres humanos tenemos una vida mental y emocional y de relación que tiende a intenciones afines, que se dirige siempre hacia algo y que todo lo que nosotros vivimos y hacemos tiene sentido, pero que esas intenciones y sentidos no los conocemos totalmente.

“Hay una buena parte de nuestra vida interior que nos es desconocida y debe ser descubierta. Un psicoanálisis es un dialogo que se establece con los pacientes tratando de descubrir lo que no saben de sí mismos.

 

Trabajo grupal 

“Con la idea de que eso enriquece la vida y ayuda a resolver problemas que parecen irresolubles, en ese sentido nuestros estudiantes van a necesitar tener esa perspectiva, pero en el trabajo concreto la idea es tener diálogos con grupos de personas que se parecen bastante al psicoanálisis, se habla y hay un coordinador, un analista grupal que trata de captar lo que está pasando en el grupo que nadie percibe, que nadie se da cuenta, o sea, que es inconsciente, para ayudarlos a pensar juntos.

“Esto se puede hacer con grupos terapéuticos, con grupos de pacientes, pero también con grupos de aprendizaje, por ejemplo, una escuela, una universidad; se puede hacer con grupos de una comunidad, con grupos de pacientes de enfermedades físicas en una hospital, con un equipo de trabajo de una institución o una empresa.

“La idea es formar gentes especialistas en trabajar con grupos desde esta perspectiva psicoanalítica y analítica grupal”.

El doctor Tubert  detalló que este doctorado lo pueden hacer psicólogos, médicos, enfermeros, trabajadores sociales y profesionales interesados. El requisito es que tengan maestría con cédula profesional.

“La idea es que ellos vayan a aplicar sus conocimientos de trabajo con grupos en sus propios campos de práctica profesional”, enfatizó.

“En el doctorado trabajarán con nosotros seis semestres y tendrán un plazo máximo de dos años para presentar su tesis.

“Cada estudiante va a traer su profesión de origen y seguirá trabajando en el campo de su profesión, pero con esta se desarrollarán habilidades precisamente en función de la profesión previa.

“Por ejemplo, un profesor de cualquier nivel educativo va a tener la posibilidad de trabajar con el grupo de alumnos no impartiendo conocimiento, no dando clases donde se da información, sino ayudándolos a desarrollar un diálogo creativo en el que aprendan a tener sus propios pensamientos.

“La idea es que los alumnos puedan desarrollar un pensamiento creativo original y personal en el campo de lo que estén estudiando, en este sentido, en el enfoque grupal.

“Por ejemplo, los egresados de la maestría de la Universidad Marista en Psicoterapia Psicoanalítica podrán trabajar en grupos de gente que viene a buscar terapia y que se reúne a dialogar, investigar juntos lo que les pasa, tratar de encontrar soluciones. En este tipo de terapia el analista de grupo no da la curación sino que ayuda a los pacientes a que se curen a  través de su mutua relación y su trabajo conjunto, que quizá sea lo mismo en un grupo de aprendizaje”.

El coordinador del doctorado reiteró que el profesional que curse el programa tendrá la posibilidad de utilizar estos conocimientos “y nosotros estamos convencidos de que ayudará a la gente a ser más responsable por su vida, más activos al enfrentar los problemas que trae frente a la realidad y a madurar y desarrollarse. Esto tiende a prevenir los problemas emocionales que suelen estudiarse como trastornos mentales, más que a resolverlos, es prevenirlos”.

 

Inscripciones 

Detalló que después de las inscripciones se hará una selección en mayo y se ofrecerá un curso propedéutico en junio.

Las inscripciones son previo registro en https://docs.google.com/forms/d/1jWUSHyhckLKUHLbyBWg0ZkPFuM2WI.

El doctor Tubert es médico, psicoanalista, analista de grupo, consultor institucional, terapeuta de pareja y de familia, maestro en Psicoterapia General y doctor en Psicoterapia, con 45 años de experiencia docente. En la Universidad Marista es profesor de Postgrado desde 2013.

Miembro titular de la Asociación Psicoanalítica Argentina y la International Psychoanalytical Association, así como honorario de la Group-Analytic Society International, en 1986 recibió el premio Sigmund Freud y en 1994 el Premio Fepal, otorgados por la Federación Psicoanalítica de América Latina.

Es autor de más de 120 artículos y capítulos de libros, publicados en español, inglés, italiano, francés, portugués, checo y hebreo, y de seis libros, dos en español y cuatro en inglés, uno de ellos en prensa.

 

 

Comparte: