UNIVERSIDAD MARISTA DE MÉRIDA A.C.

Histórico pase a semifinales en básquetbol femenil

Por /

Nota publicada por el Diario de Yucatán

Con el corazón por delante, tratando siempre de pensar en la historia a escribir, la Universidad Marista de Mérida logró un hito para el baloncesto femenil yucateco en la Universíada Nacional, al lograr por primera vez por parte de un equipo yucateco, el pase a las semifinales en la Universiada Nacional.

Las Venaditas lograron una victoria convincente ante la Universidad Anáhuac México Norte para meterse a las semifinales.

Es la primera quinteta yucateca, de cualquier institución, que llega a esa instancia en la Universíada.

A lo más que habían alcanzado es al quinto sitio, en el año 2017. Hoy, cuando se vean las caras con las poderosas Borregas del Tec de Monterrey, campus Monterrey, tratarán de escribir otra página: obtener la primera medalla.

“No sabemos si vamos a ganar, porque es un rival difícil, pero vamos a plantarnos con todo en la duela. Y a tratar de dar otro paso”, dijo el entrenador José Canto Marín, mientras las jugadoras comenzaban a recuperarse de una actividad titánica: el domingo jugaron a las 8 de la noche, ganándole 64-54 al Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) campus Guadalajara, en un dramático partido disputado en la Unidad Deportiva de Francisco de Montejo.

Y, mala suerte la suya, pero igual valioso para sacar la casta en el momento clave, les tocó su siguiente partido a las 10 de la mañana del lunes. En apenas doce horas se metieron dos veces a la duela para jugar y ganar en este torneo que les está resultando un reto monumental.

Con cansancio físico evidente, pero decididas a ir adelante, las maristas se recuperaron de un primer cuarto en el que terminaron abajo y remontaron, pero quedaron a mano al medio tiempo con 36 puntos.

Desde el inicio de la tercera manga comenzaron a tomar ventaja, que se hizo potente en el arranque del último período. Mientras Rosemy Martínez (16), Dulce Estrada (13) y Carla Díaz (11) acumulaban puntos, jugadoras como Alejandra Rojas Cortazar iban moviendo el balón para ir ganando tiempo. Defensa bien plantada, ataque moderado. Metiendo fuerza cuando era necesario, pese a que en estatura y corpulencia las foráneas ganaban.

Y las de Anáhuac fueron sucumbiendo poco a poco hasta que, con el reloj a favor y con una gritería desde las gradas, las yucatecas tomaron el control del partido y el momento anímico hasta que se consumió el tiempo.

Al sonar la chicharra final, se fueron al centro de la cancha para celebrar ante su público. Digamos que, rotas en cansancio, se tiraron al piso a tratar de recuperarse un poco, y en el ínter de esos minutos celebraron la onomástica del rector de la Marista, Miguel Baquedano Pérez, quien les indicó que se trataba de su mejor regalo de cumpleaños en muchos años. Le pidieron una duela para la cancha de su universidad, entre sonrisas. Y ofrecieron ir hoy a pelearle con todo a las Borregas. Una victoria más y harán más grande este torneo.

Comparte: