UNIVERSIDAD MARISTA DE MÉRIDA A.C.

Mercadotecnia en evolución

Por /

Nota publicada por el Diario de Yucatán el 4 de abril de 2019.

De 2001, cuando se empezó a ofrecer la carrera de Mercadotecnia en la Universidad Marista, a la fecha ha habido una evolución tan fuerte que ha sido necesario cambiar el plan de estudios en cuatro ocasiones, señala la maestra Dalia Rosés Manzano, coordinadora de la Escuela de Mercadotecnia.

“Cuando en Yucatán no existía una carrera como tal veníamos de practicar una mercadotecnia muy centrada a la parte de orientación de lo que era el producto: qué era lo que yo quería vender y cómo vender, esa era la orientación que cargamos muchos años”.

Sin embargo, con el paso de los años y los cambios en las necesidades del mercado, la universidad, que tiene como política hacer una serie de estudios e investigaciones para que los planes de estudio no se vuelvan obsoletos, al día de hoy ha realizado cuatro actualizaciones y mejoras en el plan.

“Dentro de cada plan de estudios traemos gente que habla de las nuevas tendencias”, afirma la maestra Rosés Manzano.

La maestra indica que en la década de los 90 no existía la carrera y para estudiarla había que ir a otra ciudad. Fue a finales de los 90´s cuando se abrió la carrera en la ciudad, pero con el enfoque de negocios internacionales, pues en ese entonces se estaba llevando al cabo la ampliación del puerto de altura de Progreso.

Dos años después la Universidad Marista abrió la carrera, pero únicamente como Mercadotecnia. “La carrera es netamente marketing y lo que hacemos es que los alumnos ven todas las áreas de conformación de un mercadólogo y en los dos últimos semestres eligen materias de especialidad, que son más específicas en función de dónde estén trabajando, porque tienen que trabajar desde el quinto semestre”.

En 2001 muchos de los jóvenes que se inscribían a la carrera lo hacían con el interés de abrir sus negocios. “Ahora es al revés. Desde que entran muchos dicen que quieren trabajar en una empresa por poco tiempo, para después abrir sus negocios”, apunta la maestra. “Tenemos alumnos que desde tercero ya tienen sus negocios, y negocios consolidados”.

Actualmente en la Universidad están matriculados 95 alumnos en la Licenciatura de Mercadotecnia y a la fecha han egresado más de 300.

Entre los egresados están Fabiola Solís Alonzo y Carlos Manuel Cervera Cruz, quienes cuentan con sus propias empresas. Fabiola es dueña de la escuela de gimnasia rítmica Imagym y Carlos de una agencia. Fabiola subraya que el éxito de su negocio “es 100% por el servicio que les doy a mis clientes”.

La joven considera que el perfil del mercadólogo es ser un todólogo. “Cuando empecé no tenía dinero para contratar una agencia y no sabía diseñar, así que fui resolviendo, nosotros resolvemos. Ese es el perfil”.

Carlos Cervera, por su parte, señala que la mercadotecnia está cambiando mucho y rápido. “Yo veo en mi agencia que ya no puedo tener empleados como tales, porque las nuevas generaciones quieren tener un negocio, y por eso ya no tengo ni la necesidad de tener una oficina y todo lo hacemos vía online”.

Añade que los mercadólogos o quienes estudian mercadotecnia lo que están buscando es hacerse de conocimiento para ellos mismos y no para ser parte de una empresa enorme.

“Lo que puedo ver de valioso de la carrera es que te da la oportunidad de seguir aprendiendo por tu lado. Mercadotecnia va cambiando tan rápido que tienes que mantenerte actualizado todo el tiempo, y eso mismo ayuda a que no eres solo mercadólogo sino todólogo”.

Carlos dice que ahora la sociedad está demandando otras cosas de cuando se comenzó a impartir la carrera. “Lo que hacían las empresas antes era achocar su producto a cuantas más personas quisieran, hoy ya no: están empezando a salir productos muy buenos pero para nichos muy pequeños; por ejemplo, hay 23 marcas diferentes de artículos de piel, pero para diferentes tipos de mercado… Los mercados ya son más de tribus”.

La maestra Dalia Rosés añade que antes uno se quedaba con la versión que la marca decía de su producto, hoy estamos ante un reto que invita a ser más inteligentes a la hora de hacer estrategias de marketing. “Hoy tenemos un consumidor más informado; ante esa dinámica, como mercadólogo te ves obligado a tener argumentos muy sólidos, porque el consumidor en dos segundos tira la venta”.

Comparte: