UNIVERSIDAD MARISTA DE MÉRIDA A.C.

Entrega del "Doctorado Honoris Causa"

Por /
Anterior Siguiente

El día de ayer, en una ceremonia muy al estilo Marista, se llevó a cabo por primera vez en nuestra institución, la entrega del título “Doctor Honoris Causa” al arzobispo de Xalapa, monseñor Jorge Carlos Patrón Wong, y a los hermanos maristas Pablo Hernández García y Manuel Franco Jáuregui, “Chiquilín”. La ceremonia tuvo lugar en el auditorio “Hno. Pablo Hernández García”, y marca el cierre de las actividades conmemorativas del 25° aniversario de nuestra casa de estudios.

A la ceremonia se dieron cita los integrantes de la Asamblea de Asociados, Junta de Gobierno, directores, coordinadores, personal académico y administrativo, integrantes de las sociedades de alumnos, así como los invitados de nuestros homenajeados. De igual manera, entre los asistentes contamos con la presencia del gobernador del Estado de Yucatán, Mauricio Vila Dosal, egresado de nuestra institución.

El evento fue conducido por la maestra Martha Rivero, quien agradeció la presencia del público y resaltó la importancia del evento que, sin duda, quedará en la memoria y la historia de la universidad, al ser la primera vez que se otorga esta distinción. Seguidamente, presentó a los integrantes del presídium, el cual estuvo conformado por:

  • El hermano animador de la comunidad de Mérida, Hno. Hugo David Rivera Herrera
  • El presidente de la junta de gobierno, Doctor en Filosofía, Juan Carlos Seijo Gutiérrez
  • Y nuestro rector, el Mtro. en Impuestos, Miguel Baquedano Pérez

La noche fue amenizada por el cuarteto de cuerdas “Quo Vadis”, bajo la conducción del Mtro. Pawel Blaszkowski, director de la Camerata Marista, quienes interpretaron distintas piezas musicales a lo largo del evento.

Para iniciar con la ceremonia, el rector Miguel Baquedano tomó la palabra para recordar el sueño de los primeros promotores de la universidad de crear una institución comprometida en la búsqueda de una transformación social a través de una formación académica, humana y cristiana. Hoy, dijo, el trabajo está y seguirá en marcha. Además, expresó la alegría del momento y su gratitud para con los homenajeados por su compromiso, entrega y cercanía con la obra, reconociendo en ellos un “ADN Marista” incuestionable.

En un siguiente momento, el hermano Marista, Manuel Delgado, asesor de la Pastoral Universitaria, tomó la palabra para dar el contexto del otorgamiento del doctorado y expresó:

“El Artículo segundo del Reglamento para el otorgamiento del Doctorado Honoris Causa, aprobado en Asamblea de Asociados de la Universidad el 10 de abril de 2003, establece que el reconocimiento de Doctor Honoris Causa podrá ser conferido a los profesores o investigadores mexicanos o extranjeros con méritos excepcionales, por sus contribuciones a la educación, las ciencias, las letras o las artes o a quienes han realizado una labor de extraordinario valor para mejorar el bienestar de la humanidad. A 25 años de la fundación de la Universidad y tendiendo ya Doctorados Educación, en Bioeconomía Pesquera y Acuícola y en Psicoanálisis y Análisis Grupal, los primeros dos con grado otorgado desde 2017, esta noche se confieren los primeros Doctorados Honoris Causa de la Institución.”

Posteriormente, dio lectura al texto que le confiere el título a monseñor Jorge Carlos Patrón Wong:

Por acuerdo de la Junta de Gobierno de la Universidad se le confiere a Monseñor Jorge Carlos Patrón Wong el Diploma de Doctor Honoris Causa, en reconocimiento por su labor nacional e internacional para el respeto de la dignidad humana a través de acompañar, con sabiduría y sencillez, la conducción de instituciones de formación académica, humana y cristiana. Ha contribuido, de manera excepcional, a la educación y ha realizado una labor de extraordinario valor para mejorar el bienestar de la humanidad. En su actuar, es un ejemplo vivo del trabajo honesto y perseverante, sustentado en la verdad, la equidad y el respeto a la dignidad humana, con testimonio cotidiano del “Ser Para Servir”. Ha realizado una incansable labor pastoral en bien de los más necesitados.

Al finalizar la lectura, se invitó a monseñor a pasar al escenario para recibir la banda y el documento que otorga el título de “Doctor Honoris Causa”, de manos del presidente de la Junta de Gobierno, el Dr. Juan Carlos Seijo Gutiérrez. Posteriormente, monseñor Patrón dirigió unas palabras en las que declaró que este reconocimiento no es para él, sino para todos, y lo recibió tras aprender de los hermanos maristas a decir sí, siempre y cuando tuviera cinco grandes razones:

  1. Que el trabajo reconocido es un trabajo para otros
  2. El trabajo es bajo la intercesión de Jesús
  3. Bajo el acompañamiento de María
  4. Lo realizado se hace enmarcado en la Iglesia Católica
  5. El objetivo principal es para cambiar y mejorar la sociedad

El segundo homenajeado en recibir la distinción fue el hermano Pablo Hernández García y, como parte de su semblanza, se leyó el siguiente mensaje:

Se le otorga el diploma Honoris Causa por sus contribuciones a la educación con sencillez, sabiduría y perseverancia, siempre cuidando el ambiente de familia de las comunidades académicas donde le ha tocado servir como educador y directivo. Siempre formando con el carisma educativo marista a profesores, directivos, personal administrativo e intendentes de la universidad. Por su sabiduría y madurez académica para acompañar por 25 años a la Universidad Marista de Mérida, desde su fundación, como Asesor de la Rectoría y como Vicerrector General. Por su testimonio de vivir cotidianamente la universidad en misión compartida entre laicos y hermanos maristas, participando en varios órganos académicos y de gobierno de la universidad con respeto a la dignidad humana y universalidad. Por su testimonio de Ser para Servir acompañando cada semana, a las comunidades más necesitadas del Municipio de Mérida.

Al finalizar la lectura, el hermano Pablo subió al escenario para la imposición de la banda y el documento del doctorado. En su mensaje, “Don Pablito” recordó sus 78 años de vida religiosa y compartió algunos momentos icónicos de su vida profesional. Al final expresó: “Vale la pena vivir y morir como hermano Marista”, mensaje que provocó que los asistentes se pusieran de pie para regalarle un momento de aplausos.

Nuestro tercer homenajeado fue el hermano Manuel Franco Jaúregui, mejor conocido como “Chiquilín”. Para el otorgamiento del título, se procedió a la lectura del siguiente mensaje:

“En reconocimiento por sus contribuciones a la educación con liderazgo audaz, sencillo y alegre en las zonas urbanas del país y también en la sierra Tarahumara en comunidades Rarámuris de Chinatú, Norogachi y Sisoguichi. Siempre motivando y animando a las comunidades donde le ha tocado servir pastoralmente como educador y misionero. Por su generosidad y testimonio de solidaridad permanente con los que menos tienen, contribuyendo a la formación de sus capacidades y aliviando el hambre de familias en condiciones de pobreza extrema.”

Al igual que sus predecesores, “Chiquilín” subió al escenario para recibir su título como “Doctor Honoris Causa”. Sin duda, el mensaje de “Chiquilín” fue el momento “rompe hielos” de la noche, pues muy a su estilo compartió recuerdos y anécdotas de su vida como hermano Marista y su presencia en los distintos lugares de la República en los que ha ejercido su labor educativa y misionera. Durante su intervención, también aprovechó para entregar distintos obsequios simbólicos en agradecimiento a la labor y trabajo realizado en la Universidad: primero al Dr. Juan Carlos Seijo, como el primer rector de la Universidad; a nuestro actual rector Miguel Baquedano Pérez, y al maestro Ermilo Echeverría Castellanos, quién asumirá la rectoría a partir del 1 de agosto.

La intervención de “Chiquilín” terminó con una invitación al público a ponerse de pie para cantar “Confiad, recurrid”.

La ceremonia concluyó con la foto del recuerdo y un vino de honor que se ofreció en la explanada central del campus universitario, en donde nuestros homenajeados tuvieron la oportunidad de disfrutar y compartir con los invitados.

Comparte: