UNIVERSIDAD MARISTA DE MÉRIDA A.C.

Excelencia educativa

Por /

Reproducimos la siguiente nota publicada el día de hoy por el Diario de Yucatán, con motivo de la acreditación de la licenciatura en Administración de Recursos Naturales obtenida el pasado mes de noviembre y que nos hizo llegar al 100% de nuestras licenciaturas con este distintivo.

La Universidad Marista de Mérida dio un paso más hacia la educación de excelencia desde el ámbito académico y humano al lograr que sus 15 programas de licenciatura hayan sido acreditados por diversos organismos que evalúan la calidad educativa en instituciones de educación superior.

“Contar con el 100% de los programas de licenciatura acreditados por organismos evaluadores, indica que todos cumplen con los criterios, indicadores y estándares de calidad educativa más altos a nivel nacional”, explica la directora de Calidad Educativa, M.E. Valentina Bolio Domínguez.

Agrega que este logro lleva a la institución a realizar, “de manera permanente, un análisis crítico de su quehacer educativo e implementar procesos de mejora continua para lograr una educación de excelencia desde el ámbito académico y humano, aspiración que la Universidad Marista de Mérida ha perseguido y cuidado desde su creación en 1996”.

La directora de Calidad Educativa recuerda que los primeros esfuerzos de la Marista en materia de acreditación se cristalizaron en 2008, cuando obtuvo la acreditación “Lisa y Llana” de la Federacion de Instituciones Particulares Mexicanas de Educacion Superior (Fimpes). “Lograr dicho reconocimiento implicó un esfuerzo por documentar todo el actuar de la Universidad y llevar a todas las personas que laboran en ella a una cultura de la ‘evidencia’ y evaluación permanente de sus programas y servicios, permitiendo con base en los resultados tomar decisiones sustentadas en búsqueda de la mejora continua”.

El primer programa de licenciatura que se logró acreditar fue el de Arquitectura con el Consejo Mexicano de Acreditación de Enseñanza de la Arquitectura (Comaea) en 2006. Posteriormente, todos los programas de licenciatura fueron logrando en cadena su acreditación, hasta llegar a la meta institucional del 100% en noviembre pasado, cuando la Licenciatura en Administración de Recursos Naturales obtuvo la acreditación de los Comités Interinstitucionales para la Evaluación de la Educación Superior (Ciees), A.C.

“Este importante esfuerzo institucional se logró gracias al liderazgo comprometido y entusiasta del equipo a cargo del programa de la Licenciatura en Administración de Recursos Naturales: la directora, M.G.A. Karla Amador Baranda; el coordinador académico, M.C. Adrien Gasse-Margat, y la coordinadora de enlace ambiental, María Pía Mc Manus Gómez”, destaca la maestra Valentina Bolio.

Añade que “en este largo camino de búsqueda por la calidad educativa a través de los procesos de acreditación hemos aprendido mucho. Estos aprendizaje se han traducido en premisas que han guiado nuestro actuar, las cuales son:

“1. Todo esfuerzo por la calidad debe tener siempre al centro a nuestra misión, la cual siempre será el faro que nos permita vislumbrar todo esfuerzo realizado a la luz del tipo de sociedad a la que queremos aspirar: una más justa.

“2. La calidad educativa la hacemos todos. El apoyo incondicional del rector, M.I. Miguel Baquedano Pérez, ha sido piedra angular, ya que ha permitido a la comunidad universitaria no solo ser fiel al carisma de los Hermanos Maristas sino seguir trabajando en esta línea bajo la premisa de que la educación es el camino para transformar la sociedad. Toda la familia marista que colabora en la Universidad ha aprendido en estos procesos sobre la importancia de: a) entender cómo su quehacer contribuye al cumplimiento de la misión y a la calidad educativa de todos los programas; b) documentar su actuar y proporcionar las evidencias que de su puesto se requieran en tiempo y for ma; c) participar en procesos de formación continua y estar en un permanente análisis de su actuar que les permita cada día hacer mejor su trabajo.

3. El trabajo en equipo es mayor que la suma de sus partes. En sintonía con el punto anterior, la sinergia que se da al momento de hacer un autoestudio entre la Escuela y el equipo de la Dirección General Académica da como resultado autoestudios sólidos que ayudan al programa y a sus directivos a mirarse con ojos críticos y a hallar nuevos caminos y maneras innovadoras que contribuyan a un mejor cumplimiento del propósito del programa que lideran.

4. Ser una Universidad de calidad implica contar con la capacidad y ser efectivos en nuestro actuar. Es decir, es necesario no solo contar con manuales, reglamentos, programas y políticas documentados e implementados, sino que se debe contar con indicadores que nos permitan ser efectivos.

Para concluir, la maestra Valentina Bolio dijo: “Todo esfuerzo de acreditación en búsqueda de la calidad cobra sentido en la medida que pueda ser un instrumento que permita a la Universidad Marista de Mérida seguir siendo un lugar de esperanza para los jóvenes, que sea capaz de ofrecer una educación que forme a estudiantes defensores de la libertad, la solidaridad y la justicia y que puedan poner sus talentos y el estudio de su profesión al servicio de los que más lo necesitan”.

 

Beneficios a mediano y largo plazo 

a) Los estudiantes cursan un programa educativo que es pertinente y que cuenta con los recursos necesarios para cumplir con su propósito.

b) Los estudiantes desarrollan durante la carrera las competencias esperadas de un egresado marista y las propias de cada carrera, las cuales forman parte del perfil de egreso y les permiten no solo ingresar con un mayor éxito al sector laboral y a posgrados nacionales e internacionales, sino ser capaces de contar con las competencias que les permitan ser agentes de cambio social.

c) Los estudiantes y profesores tienen mayor posibilidad de acceso a becas y a programas de intercambio.

d) Se generan alianzas de cooperación entre Universidades. Por ejemplo, en la actualidad directores, coordinadores y profesores de tiempo completo de los diversos programas fungen como pares evaluadores en otras universidades públicas y privadas apoyando a las acreditadoras de sus programas y contribuyendo a la mejora de la calidad educativa de la Educación Superior de nuestro país.

Comparte: