UNIVERSIDAD MARISTA DE MÉRIDA A.C.

Reencuentro de generaciones del programa para Adultos Mayores

Por /
Anterior Siguiente

El pasado viernes 29 de abril, se llevó a cabo el reencuentro de las 26 generaciones de egresados del programa de Formación Integral para Adultos Mayores. A continuación reproducimos el testimonio de Ligia Beatriz Villafaña Trujeque, egresada de la 5ª generación del programa, con respecto a este emotivo encuentro:

“El bullicio, los pasos lentos pero apresurándolos, queriendo llegar; así entramos al auditorio,  emotivos saludos, sonrisas secuestradas por los tapabocas, pero delatadas en los ojos, abrazos retenidos por más de dos años, alboroto por las muestras de amistad que rebozaba, todo esto se dio el viernes pasado 29 de abril, fecha fijada por la Dirección de Extensión desde el Programa para Mayores  de la Universidad Marista, a donde fuimos invitadas e invitados a un evento  que llamaron “El Reencuentro”.

Muchos de los egresados de las generaciones de la primera a la 26, y los alumnos actuales del diplomado, asistimos.

Los que llevamos ya años participando en diversos cursos, como se dice, los de siempre, los de base, invitados y algunos familiares, asistimos a un reencuentro verdadero, lleno de emoción y calor humano. Fieles a nuestra Universidad, caminando por sus pasillos como yo lo había hecho durante 11 años, aprendiendo, conviviendo, participando, hasta que hace más de dos años la pandemia nos interrumpió nuestro ritmo de vida.

En el gran auditorio la algarabía a lo máximo, volver a vernos, yo al menos estaba feliz, había llegado el día del reencuentro, la noche anterior planché mi vestido, hacía años que no lo planchaba, me puse tubos en el cabello, estaba emocionada. Para comenzar escuchamos una amena e interesante plática del Dr. José Ripoll Gómez: El humor en la Filosofía.  Luego fotos y más fotos.

Afuera cerca de los hermosos jardines de la Universidad, el convivio, la alegría borró en esos momentos los duros dos años de encierro; nos cargamos de energía otra vez, esa energía del compañerismo, del lugar, de los recuerdos. Extrañamos y sentimos no ver a algunos compañeros que por problemas de salud no asistieron, pero los tuvimos presentes de corazón.

Las puertas de nuestra Universidad se abría nuevamente para nosotros, para seguir ese útil y hermoso programa para mayores, nuevos planes, nuevos cursos para seguir asistiendo, dándonos la oportunidad de cumplir con el lema:    “Ser para Servir”,  y  “Todo a Jesús por María, Todo a María para Jesús”.

Comparte: