UNIVERSIDAD MARISTA DE MÉRIDA A.C.

Innovar para el desarrollo

Por /

El Diario de Yucatán, publicó recientemente esta entrevista realizada al director de Investigación de la Universidad: Dr. Francisco Javier Espinosa Fáller

Tener una sociedad basada en el conocimiento, donde el desarrollo de la ciencia, la tecnología y la innovación generen mayor competitividad y productividad, nuevas oportunidades de desarrollo y, como consecuencia, mayores niveles de desarrollo humano, es una de las metas por las que la Unidad de Investigación de la Universidad Marista realiza una labor dedicada y diversa en esta área del conocimiento.

Francisco Javier Espinosa Fáller, director de Investigación de la casa de estudios, dice que la investigación que ahí se realiza es principalmente de naturaleza aplicada; es decir, para resolver problemas o buscar oportunidades de crecimiento.

Asegura que el desarrollo de la función sustantiva de investigación se refleja en la infraestructura y las publicaciones de artículos y libros científicos en revistas indexadas de circulación internacional, en editoriales de prestigio.

Fue en 2001 cuando la Universidad Marista inauguró su Unidad Experimental (Unexmar), que actualmente tiene laboratorios de acuacultura intensiva, biología molecular, bromatología, inmunología, microbiología, materiales, sensores y películas delgadas, así como un sistema de producción integral en el área agro-avi-acuícola, en una superficie de 3,896 metros cuadrados.

“Estamos inmersos en cambios acelerados, el conocimiento se va revisando, actualizando y ampliando diariamente”, indica.

“El documento ‘Misión Marista en la Educación Superior’ nos dice ‘… la educación superior está llamada a situarse en la vanguardia en el proceso de humanización de la sociedad a través del conocimiento’, que es la materia prima de la Universidad. Por definición, la institución de educación superior cumple una triple tarea: conservar y transmitir el patrimonio de conocimiento de la humanidad (enseñanza), producir nuevos conocimientos (investigación) y colocarlos a disposición de la humanidad (extensión)”.

En este sentido, manifiesta que la construcción de una sociedad del conocimiento debe abarcar a todos los integrantes de la sociedad e implica la identificación y formación de habilidades de investigación, no solamente para futuros científicos, sino para toda la sociedad.

“Conocer y aplicar el método científico nos permite tomar decisiones robustas al plantear las preguntas relevantes, construir hipótesis, observar y analizar datos, para así aceptar o rechazar las hipótesis planteadas; y esto nos debe permitir como sociedad tomar las mejores decisiones”.

Las principales líneas de investigación que se desarrollan en la Universidad son: Análisis y modelación bioeconómica de pesquerías, Bioeconomía de la producción acuícola, Estudios de ecosistemas costeros para su conservación y aprovechamiento, Ecofisiología de organismos acuáticos, Cambio climático y pesquerías artesanales: evaluación y manejo, Metabolismo y nutrición humana, Inocuidad agroalimentaria, Derecho y nuevas tecnologías, Pobreza, Instrumentación y sensores para monitoreo y control de procesos, Nuevos materiales para el aprovechamiento de la energía, Protección, conservación y mejoramiento del patrimonio urbano-arquitectónico, Educación experiencial y procesos de transferencia de tecnologías, Análisis y modelación de mercados financieros, Optimización económica del procesamiento y distribución de productos pesqueros y acuícolas, y Nuevos materiales para el aprovechamiento de la energía.

Es en esa última línea de investigación en la que trabaja el doctor Espinosa Fáller, sobre la cual desarrolla propuestas con nuevos materiales para el aprovechamiento de la energía. Específicamente busca desarrollar componentes en forma de película delgada, con potenciales aplicaciones en el uso de la energía solar, a los que se hacen análisis para determinar sus propiedades.

Parte relevante de su labor ha sido la determinación de inestabilidades de red en materiales, es decir, la estructura atómica de materiales, razón por la que desde hace 20 años ha visitado el Laboratorio de Radiación de Sincrotrón de la Universidad de Stanford, donde ha realizado numerosos experimentos.

Otras líneas de investigación, como la bioeconomía pesquera, se enfocan en la integración de la biología y la ecología de los recursos con los principios económicos que inciden en el comportamiento de los pescadores, considerando las dimensiones de espacio, tiempo e incertidumbre asociadas; la investigación en ecofisiología de los organismos acuáticos apunta al estudio, análisis y descripción de las interacciones entre los seres vivos y su medio ambiente físico y químico, que permiten un mejor entendimiento de la respuesta metabólica de los organismos en condiciones de cultivo. La investigación en metabolismo y nutrición humanos busca generar conocimiento sobre las patologías involucradas en el metabolismo y nutrición en humanos.— IRIS CEBALLOS ALVARADO

Comparte: