UNIVERSIDAD MARISTA DE MÉRIDA A.C.

Foro en la Universidad Marista

Por /

Peligros de una reforma fiscal aislada

Necesario un cambio en el modelo de desarrollo

Para lograr una auténtica reforma fiscal en México es necesario que forme parte de un cambio estructural en los campos político, laboral, energético, monetario y educativo, fue la principal conclusión a que se llegó el miércoles pasado en el Foro Marista para reflexionar sobre si ¿Podemos y debemos pagar más impuestos?

 Ante un auditorio lleno, incluso con alumnos de pie, Alejandro García Millán, experto fiscalista local, y Guido Espadas Villajuana, director de Auditoría y Fiscalización del gobierno del Estado, reconocieron que la actual política fiscal deja mucho que desear y cualquier avance en ese sentido depende de la voluntad política del grupo gobernante, que tendría que pagar un alto costo para sentar las bases de una estructura realmente justa.

 El representante oficial incluso señaló en seis ocasiones que el camino más adecuado para reformar el ámbito fiscal es contar con líderes con mayor formación “moral“, y advirtió: A la hora de votar debemos hacerlo responsablemente, midiendo los alcances de nuestro voto.

 García Millán, director del despacho Patrimonium fue contundente al responder dos preguntas del moderador:

 -Qué va primero ¿el impuesto o el desarrollo generador de recursos para pagar impuestos?... ¿El huevo o la gallina?

 La respuesta fue: El huevo, y puntualizó que considera fundamental acabar con la actual distribución de la presión fiscal, que se concentra en sólo el 30 por ciento de la sociedad mexicana.

 También advirtió que mientras no se consolide, crezca la clase media sólo se seguirán colocando parches a la política fiscal.

 La otra interrogante surgió cuando repasando los antecedentes de la actual realidad fiscal se mencionó la gestión de Lázaro Cárdenas como la ultima que consiguió una reforma estructural en ese campo... ¿Entonces se puede decir que ahora estamos peor que en los años treinta?

 -Sí, pero con contextos diferentes. Ahora hay avances democráticos pero aún no se traducen en una estructura económica y por tanto fiscal justa y adecuada —respondió el joven fiscalista yucateco.

LA REALIDAD

 Más de 250 alumnos y maestros llenaron el auditorio “Dr. Jorge Muñoz Rubio“ de la Universidad Marista durante los 90 minutos que duró el foro de anteayer. Asistieron el rector Miguel Baquedano Pérez y los directivos del CUM Luis Roberto González González y Sergio García Blackaller y representantes de los demás colegios maristas locales.

 Como prólogo, se presentó un marco de referencia que reflejó una realidad muy complicada para México y Yucatán en especial. Abundaron las cifras sobre la caída de ingresos petroleros, el valor de la economía informal y la ilegal, la complejidad administrativa, las penurias oficiales...

Luego, los foristas tuvieron un espacio de diez minutos para hablar sobre siete ejes de reflexión previamente acordados.

Alejandro García fue contundente: En México sólo el 30 por ciento de los que deberían pagar impuestos lo hacen, y buena parte de lo que aportan sirve para cubrir lo que no se paga o no se cobra.

 SIETE PROPUESTAS

 Pidió reformas estructurales de fondo, no parches y precisó siete propuestas concretas:

1) Eliminar el IETU, aunque aprovechando varios aspectos positivos que sin duda tiene.

2) Bajar el ISR a entre el 15 y 22% eliminando todas las exenciones y situándolo entre 25 y 38% para las utilidades que no se reinviertan y las herencias.  

3) Fijar un IVA generalizado del 16 por ciento;

4) Penalizar la evasión, castigando tanto al evasor como a la autoridad cómplice;

5) Simplificar la maraña administrativa,

6) Que el fisco pague los costos y perjuicios en los juicios que pierda, y

7) Aprobar un plan que reactive la economía productiva y permita ampliar la clase media, para así ensanchar la base de contribuyentes.

 Reconoció que el país figura entre los que menos recaudan mundialmente vía impuestos pero enfatizó en lo injusto y complicado que resulta la presión fiscal.

Guido Espadas, desde la perspectiva oficial y recaudadora fue más moderado y lo que planteó es comenzar un cambio para contar con líderes morales que hagan lo que deben de hacer.

Al recomendar enfocarse en la tarea educativa aunque sea de largo plazo, incluso advirtió que cada sociedad tiene el gobierno que se merece.

Luego aseguró que las dependencias fiscales se están profesionalizando y dijo que las auditorías no se hacen por venganza o capricho.

Criticó la evasión y fue contundente al decir que “hay muchos enanos fiscales que en realidad son gigantes económicos“. Censuró la compra-venta de facturas y lamentó que muchas veces los juicios se demoran tanto que terminan favoreciendo a los evasores.

Pidió especificar que la mayoría de los litigios los pierde el gobierno por cuestiones de forma más que de fondo, “lo que habla por sí sólo“.

NADA DE GANAR

A pregunta de Henry González Duarte, socio director de Mancera/Ernst & Young en Mérida y Cancún y maestro de la Marista, quien comentó varios aspectos del foro, el funcionario estatal dijo que el sector oficial no es una empresa y por tanto no tiene como objetivo “ganar y ganar”.

 Luego criticó la concentración de la riqueza, los régimenes especiales que permiten diferir el pago de cuantiosos impuestos e instistió en que el mejor camino para mejorar es la educación.

 Como los planteamientos de ambos foristas eran aún más sombríos de los planteados en la justificación del foro, el moderador Jorge Muñoz Menéndez advirtió:

 -Si estamos tan mal e incluso ya esbozaron cuáles son las salidas ¿por qué no se ha hecho esa reforma fiscal que plantean?

 Alejandro García mencionó, entre otros motivos, obstáculos políticos, la visión de muy corto plazo de gobernantes e incluso causantes y la falta de transparencia para acabar con la desconfianza sobre el destino de los impuestos.

 Puso como ejemplo las reformas logradas en países como Irlanda y reconoció que mientras no se modifique el modelo general de desarrollo del país, todo lo que se haga en materia fiscal tendrá pocos resultados.

 -Definitivamente los altos índices de pobreza y el desempleo son problemas más trascendentes que el fiscal. Por eso hay que exigir que la reforma hacendaria forme parte de un plan general, de una reestructuración más a fondo -alertó el director de Patrimonium.

 El gasto público también fue materia de análisis a propuesta de Henry González. Se pidió mayor transparencia y equidad y se reconoció que hay mucho por hacer en ese campo.

  En total 32 preguntas plantearon previamente por escrito los alumnos maristas y muchas de ellas se utilizaron para armar el dialogo con los foristas.

  El III Foro Marista ya se anunció que sería una serie de encuentros relacionados con las próximas elecciones municipales.- Jorge Muñoz Menéndez, de “Maristas en Acción”        

Comparte: