Discurso de Jorge Muñoz Menéndez
el 26 de abril de 2012,
con motivo de la misa y encuentros
maristas por los 15 años de la
Universidad Marista de Mérida
 
   
 
     Buenas noches
  
    Vienen a continuación tres momentos que cierran con broche de oro esta reunión, esta convivencia marista.
 
     Primero, el Superior General de los Hermanos Maristas tiene un mensaje para nosotros. Lo grabó en Roma nuestro padre obispo,  amigo y marista ejemplar monseñor Jorge Carlos Patrón Wong.
 
 
  Por favor, escuchemos con atención lo que el hermano Emili Turú nos dice en esta grabación de minuto y medio.
 
   …Gracias. Ahora, en este segundo tiempo, permítanme presentar la primera parte del homenaje que la Universidad Marista de Mérida quiere hacerle hoy, al cumplir estos 15 años, a su gran promotor, al visionario y emprendedor que marcó rutas y también nos enseñó a no rendirnos… al hermano marista Manuel Franco Jáuregui, “Chiquilín”. 
 
 
   Hay varias formas de reconocer su obra aquí en Mérida. La mejor, sin duda, es no fallándole y demostrándole que hacemos lo que nos enseñó…. Otra es haciéndola historia, incorporarla al acervo que guarda enseñanzas, advertencias, anécdotas y recomendaciones.
 
  Así surgió la idea que hoy entregamos hecha libro. Son 85 páginas con quince escritos de personas que convivieron con “Chiquilín” y hablan de él pero no para quedarse en la espuma de los recuerdos sino profundizando en su pensamiento, en su compromiso con Marcelino… y también con la justicia y la verdad.
 
    Junto con esos 15 escritos y numerosas fotos el libro también rescata varios artículos y discursos de “Chiquilín”… e incluso entrevistas de prensa con declaraciones suyas en las que no duda en poner por delante la cara para defender la congruencia, la sencillez, la deuda que tenemos con los marginados y la necesidad inaplazable de construir un nuevo modelo de desarrollo social sobre tres grandes pilares:
  
   …La verdad, la justicia y Jesús, al lado de nuestra Buena Madre.
 
   Y todo eso lo hicimos para que nunca se olvide que la presencia social y educativa de la Universidad Marista de Mérida tiene orígenes y promotores.
  
     Lo editamos para que se entienda que la visión de Manuel Franco se convierte en esperanza cuando se adelanta a los tiempos y desde los albores de los años noventa promueve sin descanso la suma que deja la herencia marista de cien años en Yucatán con la fuerza de los laicos, de los egresados que ven en el  modelo de Champagnat no sólo un proceso educativo sino un camino de vida, una gran palanca que impulsa la fortaleza social al formar buenos cristianos y mejores ciudadanos.
  
    Su liderazgo de bien tiene que figurar como parte fundamental del nuevo impulso, la modernización… prácticamente el rescate del mundo marista yucateco.
 
     Gracias a maristas como “Chiquilín”, razón y Fe caminan ahora a nuestro lado desde preescolar y hasta la universidad. Así, el ritmo de los tiempos renueva la misión marista día a día y la modernidad es parte de lo nuestro pero con un gran capital espiritual, social y mixto, con religiosos y laicos como son los maristas del siglo 21.
 
   Seis años, de 1990 a 1996, estuvo Manuel Franco en Mérida como director del CUM. Polifacético, con una singular empatía con los jóvenes y un claro compromiso con las fortalezas maristas, rápidamente se incorporó a nuestra sociedad…y en un santiamén su labor esculpió huellas  lo mismo en los salones de clase que en los campos deportivos, en las reuniones con mamás y papás… y también en los encuentros cara a cara con varios funcionarios.
   
         Inmerso en la realidad socioeconómica estatal, su personalidad emprendedora comenzó a dejarse sentir en numerosos escenarios, donde su corazón, imborrable sonrisa y congruencia marcaron rumbo no sólo en la escuela sino a lado de comunidades pobres que, gracias a su fraterna y visionaria generosidad, encontraron nuevas fuerzas para seguir superándose.
 
  Cuatro de las muchas obras que emprendió en Yucatán siguen vigentes y podrían por sí solas marcar muchas vidas:
   Con “Chiquilín” la importancia del modelo educativo de Marcelino Champagnat literalmente ganó la calle, desbordó los muros de  las escuelas al marcar la geografía urbana con una avenida y un monumento públicos... la huella marista en Mérida.
 
         El auditorio Marcelino Champagnat, el rescate de la casa de retiros de Chelem, el reencuentro con el deporte como elemento de trabajo con la juventud, la apuesta por abrir el CUM de par en par a las convivencias internas y externas, su aportación en los espacios que la iglesia local tiene para los religiosos…su silenciosa ayuda a comunidades marginadas, su apuesta por una constante capacitación y depuración de los maestros... En todos esos y otros sectores más irrumpió la fuerza de “Chiquilín”.
        
   Otro hecho/obra es la postura vertical asumida, incluso en manifiestos y reuniones públicas, en defensa de la verdad y la justicia en un Yucatán tan politizado como necesitado de luz y verdad.
 
         Y ya en sus últimos 18 meses al frente del CUM movió cielo, mar y tierra... Convenció y se enfrentó... Luchó y recolectó... Sumó y descartó... Abrazó y marcó rumbos para abrir la Universidad Marista.
 
    No estuvo presente en el primer día de clases, aquel dos de septiembre de 1996. Su andar marista lo ocupaba en otra misión. Pero a fin de cuentas no era necesario que pasara lista de presencia quien nunca está ausente en su propia casa.
  
         Hoy, con esta recopilación de escritos, recordamos al gran promotor de nuestra Universidad Marista, pero sobre todo al líder del bien que estableció el compromiso de tratar de ser siempre sencillos, generosos, audaces y congruentes... 
 
         De ser siempre maristas.
    
   … Hay ejemplares disponibles de este libro ahora mismo en puntos estratégicos de la Universidad y se distribuirán suficientes en numerosas bibliotecas y agrupaciones.
 
 
                  
 
    Ahora, el rector Miguel Baquedano Pérez quiere pronunciar unas palabras antes de  entregarle a “Chiquilín” la máxima presea que ofrece la Universidad Marista. Es una réplica de la primera piedra que él mismo colocó en este terreno, donde sólo había maleza y mucho por hacer….
 
 La original está aquí a unos pasos, en medio de aquella M que nos recuerda a María, que somos maristas y que somos hermanos.
 
   Se hicieron únicamente seis réplicas. Además de ésta sólo se ha entregado una: al padre Jorge Patrón Wong, cuando se despidió de Mérida para ir a cumplir su misión como obispo de Papantla, luego de ser nuestro capellán y en reconocimiento al decisivo apoyo que ha brindado y sigue brindando a la causa marista.
 
   Esa piedra es roca dura. Lo demuestra que esos 142 primeros alumnos de1996 hoy suman 1,942, entre los que hay maristas con capacidades diferentes que forjan el programa Construyendo Puentes...
 … Y hay que sumarle 347 maestros, una envidiable local y nacionalmente acreditación de Fimpes plena y vigente por lo menos ahora hasta 2015... Y programas de licenciatura líderes indiscutibles en México, como el de Arquitectura.
 
    Y ahí también están las doce maestrías y los más de tres mil seguidores vía Facebook y Twitter...
 
 ... Y estas instalaciones con laboratorios para Ciencias de la Salud, las Ingenierías, Psicología; biblioteca con casi 20,000 volúmenes, el internet, las canchas deportivas, la sala de juicios orales, los espacios académicos y de encuentro que se utilizan casi 18 horas al día...estacionamientos, una Unidad de Investigación que ya quisieran otros muchos, centro de idiomas, revista electrónica, un Patronato hecho y derecho, muchos becarios y decenas de intercambios de estudiantes y programas con casas de estudio de todo el mundo.
 
   Esta es hoy tu universidad Chiquilín, nuestra universidad estimadísimo padre Jorge, don Pablo, Luis Roberto, Checo, Julián, Juan Carlos, Ito, Moncho, Víctor… nuestra universidad marista que es de todos y para todos... Es una universidad ya con cuerpo pero con una deuda empeñada en forjarle sin descanso un alma marista.
     
Periférico norte tablaje catastral 13941 Carretera Mérida - Progreso. C.P. 97300 Mérida Yucatán, México. Teléfonos: (999) 942-9700
Créditos: Estrategia Concepto y Diseño H. Creativos. Consultoría y Desarrollo Affen Bits.