Feb 23 2010, 10:25


Cuando iniciamos un programa de ejercicio físico, ya sea salir a caminar o ir al gimnasio para mejorar nuestro estado de salud, es común que compañeros de ejercicio, amigos, conocidos y desconocidos nos hagan un sinfín de recomendaciones para lograr una pérdida de peso graso.

A través de este artículo intentaré desmentir algunos de los mitos y fantasías que creemos nos ayudarán a bajar de peso.

1. “USA FAJAS O ROPA TÉRMICA DURANTE EL EJERCICIO FÍSICO PUES, ¡CUANTO MÁS SUDES, MÁS BAJAS DE PESO!”

Esta afirmación es corroborada por la báscula, pues cuando nos pesamos después de haber caminado o de habernos ejercitado con fajas o ropa térmica, el peso resulta ser menor en comparación con el peso que teníamos antes del ejercicio, sin embargo, todo ese peso perdido es agua, es decir es producto de la deshidratación. Sin embargo, el objetivo que pretendemos no es sólo bajar de peso (kilos) y recuperarlo al tomar agua, sino bajar de peso graso, pues la grasa es en realidad el componente de nuestro peso que se relaciona con enfermedades como la hipertensión, diabetes mellitus. Por otra parte, la deshidratación genera una pérdida del rendimiento durante el ejercicio, lo que provocará que cesemos la rutina antes de lo planeado por fatiga o, que la recuperación de este sea más lenta provocando que aplacemos nuestra siguiente sesión, situación que nos aleja del objetivo que pretendemos al ejercitarnos.

2. “COME SÓLO LA MITAD DE LO QUE SUELES COMER Y BAJARÁS DE PESO”  

Esta práctica es común entre muchos de los que quieren bajar de peso y en un inicio es probable que observen resultados positivos en la báscula, sin embargo, esto es más contraproducente que benéfico. El cuerpo reconoce esta práctica restrictiva no controlada como una situación de riesgo, que lo puede llevar a un desabastecimiento.  Una de las adaptaciones que el organismo realiza como consecuencia de lo anterior es, enlentecer todos los procesos que realiza, así, ahorrará energía gastando menos. Generalmente, lo siguiente que sucede es que el sujeto regresa a sus hábitos anteriores y consume nuevamente la misma cantidad de energía que consumía previamente y en ocasiones más, pues compensa todas las privaciones de alimentos que mantuvo durante este período llevándolo al famoso “rebote”. 

3. “¡NO HAGAS PESAS, POR QUE LA GRASA SE ENDURECE!”

Hablar de que la grasa se endurece con el ejercicio, es como decir que el cabello se endurece con el ejercicio o que las uñas se endurecen con el ejercicio. Lo que pretendo explicar es que la grasa es un tejido diferente e independiente al tejido muscular.La grasa es un tejido de reserva energética y no cambia de consistencia; la única manera de hacer cambiar este reservorio corporal es a través de la utilización de éste como fuente de energía. Así, el ejercicio físico, cualquiera que este sea (caminata, trote, pesas, step, etc.) puede llevar a una utilización de la energía almacenada en el tejido adiposo, mientras que éste mismo ejercicio, promueve el fortalecimiento y estimula el crecimiento de las fibras musculares. Por ello tampoco es verdad el mito que hace referencia a que LA GRASA SE CONVIERTE EN MÚSCULO o visceversa. Son tejidos independientes y el ejercicio físico tiene efectos diferentes en cada uno de ellos.

4. “TOMA EN AYUNAS JUGO DE NARANJA CON NOPAL, APIO Y PIÑA, ¡AYUDA A QUEMAR GRASA!”

Estos jugos combinados de frutas y verduras se han popularizado entre aquellos que desean bajar de peso, de hecho se han ido modificando y se le han agregado y cambiado los ingredientes. Algunos afirman que el jugo de toronja es el quemador de grasa por excelencia, otros refieren que a este hay que agregarle perejil o que el mejor es el que aquí se discute. La verdad es que, si bien cada fruta o verdura agregada a este jugo tiene propiedades particulares que favorecen la salud, NO existe evidencia de que consumir este jugo en ayunas haga que “quemes grasa” al interior de tu cuerpo y posteriormente la elimines. Por otra parte, el cuerpo en condiciones normales (sano) está incapacitado para orinar “grasa”, no es posible observar glóbulos de grasa flotando en nuestra orina pues esto haría referencia a la presencia de enfermedades graves. Incluso, la presencia de “cuerpos cetónicos” que son los productos de desecho de la utilización de las grasas en el cuerpo, sólo se presentan en la orina de pacientes con diabetes mellitus no controlada o cuando pasamos largos períodos de ayuno, es decir, en situaciones no sanas. Los beneficios referidos por aquellos que consumen estos jugos de frutas y verduras pueden explicarse a través de las propiedades de sus ingredientes: bajo aporte energético, riqueza de vitamina C, beta carotenos, ácido fólico, potasio, ácido cítrico y el alto aporte de fibra además de ser un diurético natural y tener un alto contenido de fibra. También se le han atribuido propiedades para disminuir la absorción de grasa intestinal, es decir, la grasa que ingerimos por vía alimentaria. Sin embargo, aún no se han realizado estudios válidos que den muestra científica del alcance de los efectos de esto sobre la pérdida de peso graso. Espero te haya dado suficiente información como para ayudarme a desmentir estos mitos y fantasías que circulan a nuestro alrededor.

Aquí te dejo algunas recomendaciones válidas, científicas y probadas que te ayudarán a perder peso graso: 

1. ESTABLECE HORARIOS PARA TUS TIEMPOS DE COMIDA

La recomendación actual es realizar al menos tres tiempos de comida principales (desayuno, comida y cena) y al menos una o dos colaciones y programarlas cada tres a cuatro horas, ¡SÍ!, cada tres a cuatro horas. Esto te ayudará a acelerar tú metabolismo y evitar episodios en los que el hambre te lleve a comer de manera desmedida y descontrolada.

2. REALIZA COLACIONES SALUDABLES

Por lo general, nuestros tentempiés o colaciones están constituidas por los alimentos que nos queda a la mano o los que podemos comprar en la tienda de la esquina, es decir, galletas, frituras, pastelitos, panecitos y similares. Estos alimentos nos aportan una alta cantidad de energía en una pequeña porción y generalmente las presentaciones en las que nos los ofertan representan dos o hasta cuatro porciones y es casi imposible dejar algo en la bolsa. Algunos alimentos recomendados para colación son: barritas de cereal, manzana, plátano, naranjas, mandarinas, jícama, pepino, yogurt bajo en grasa…

3. CONSUME AL MENOS DOS LITROS DE AGUA AL DÍA, REDUCE AL MÍNIMO EL CONSUMO DE BEBIDAS AZUCARADAS.

Si te propones llegar a los dos litros de agua al día, necesitarás reducir el consumo de bebidas azucaradas, como el té helado, refrescos embotellados, jugos industrializados… Estas bebidas generan fácilmente un consumo excesivo de energía pues, fácilmente y sin darnos cuenta a veces llegamos a consumir entre uno o dos litros de éstas, sin embargo, pueden pasar uno o varios días sin que consumamos al menos dos litros de agua.

¡Fijémonos esto como meta y reduzcamos el consumo de bebidas azucaradas!

4. ACUDE CON UN ESPECIALISTA EN NUTRICIÓN

Y por último y no menos importante, acude con un especialista en Nutrición y resuelve todas tus dudas. Si el especialista no te resuelve tus dudas o te deja con más, verifica que no sea un charlatán. El Nutriólogo te realizará diversas evaluaciones para conocer qué comes y así proponerte un plan de alimentación diseñado especialmente para ti, de acuerdo a tus horarios, actividades diarias y objetivos particulares y debe explicarte y resolverte todas las dudas que tengas sobre cómo debes alimentarte para tener una vida saludable.

Por la  Licenciada  en Nutrición  Cristina Lara Zamora/Especialista en nutrición aplicada al deporte y maestra de la Licenciatura en Nutrición de la Universidad Marista. Feb 2010

 


Periférico norte tablaje catastral 13941 Carretera Mérida - Progreso. C.P. 97300 Mérida Yucatán, México. Teléfonos: (999) 942-9700
Créditos: Estrategia Concepto y Diseño H. Creativos. Consultoría y Desarrollo Affen Bits.